La osteoporosis afecta a unos 200 millones de personas en todo el mundo. La afección, que deja los huesos frágiles y porosos, aparece especialmente entre las mujeres mayores de 45 años. Numerosos estudios investigan los factores que provocan la aparición de esta enfermedad, y se cree que el consumo habitual de refrescos puede tener mucho que ver en el asunto. ¿Son los refrescos malos para los huesos, entonces? En este artículo lo averiguamos

Factores de riesgo principales para la osteoporosis

Aunque algunos de los principales factores de riesgo para la osteoporosis son inalterables, como la edad y el sexo, ciertos hábitos de estilo de vida también contribuyen a la incidencia de la enfermedad.

Por ejemplo, el consumo de alcohol y el consumo de tabaco aumentan el riesgo. Del mismo modo, la nutrición también puede desempeñar un papel importante debido a la relación que existe entre la ingesta de calcio y la mejora de la salud ósea.

Los refrescos y la salud ósea

Un estudio reciente publicado en la revista estadounidense Menopause se centró en averiguar si los refrescos son malos para los huesos y cuál sería el posible impacto de su consumo, aunque no es la primera vez que los científicos abordan esta materia.

En ocasiones anteriores, varios estudios han observado una relación entre el consumo de bebidas y la reducción de la densidad mineral ósea en adolescentes y mujeres adultas. Sin embargo, otros estudios que buscaron específicamente una asociación entre los refrescos y la osteoporosis no han identificado una relación significativa. Un estudio dirigido por la Universidad de Tufts en Boston, Estados Unidos, por ejemplo, encontró vínculos entre el consumo de refresco de cola y la osteoporosis, pero no vio el mismo efecto que otros refrescos.

La muestra señaló que existe un riesgo 26% mayor de fractura de cadera entre las mujeres que bebían un promedio de 14 refrescos por semana o más, en comparación con ninguna porción en absoluto.

¿Por qué son los refrescos malos para los huesos?

La razón de que sean los refrescos malos para los huesos la encontramos en el ácido fosfórico, un componente importante en la mayoría de los refrescos que puede ser el culpable, según la autora principal del estudio, la Dra. Katherine Tucker.

El fósforo en sí mismo es un importante mineral óseo, pero si recibes una cantidad desproporcionada de fósforo en comparación con la cantidad de calcio que recibes, eso podría llevar a la pérdida de masa ósea.

Otro posible culpable es la cafeína, que los expertos saben desde hace tiempo que puede interferir con la absorción de calcio. En el estudio de Tufts, tanto las cocacolas con cafeína como las que no la contienen se asociaron con una menor densidad ósea. Sin embargo, las bebidas con cafeína parecían causar más daño.

Referencias

Shaw, G. (2007, 1 febrero). Soda and Osteoporosis: Is There a Connection? Recuperado 14 de junio de 2020, de https://www.webmd.com/osteoporosis/features/soda-osteoporosis#1

Fuente

entrenamiento.com