dolor-cronico

El dolor es la razón por la cual aún vivimos, quizás sea duro reconocerlo, pero el dolor es la única vía de protección que tiene nuestro sistema nervioso para salvaguardar nuestro cuerpo del entorno. En este artículo me quiero enfocar principalmente en el dolor crónico del sistema muscular y de esto lo primero que te debo recomendar es que a la hora de evaluar un paciente debes enfatizar en el problema funcional y no en la estructura anatómica afectada ya que muchos investigadores en nuestro campo así lo afirman por lo siguiente.

Dejando de lado las lesiones traumáticas por accidentes, el dolor crónico se da principalmente por lesiones posturales, funcionales y microtraumatismos por sobrecarga las cuales causan daño a la estructura anatómica, como respuesta se origina una inflamación en la estructura misma y esto es lo que ocasiona el dolor. Por lo tanto, es realmente importante tener presente lo siguiente “en el 90% de los casos el sitio o estructura corporal donde le duele al paciente no es la causa de ese dolor”

Lo factores principales del dolor crónico son inicialmente lo que se denominan como: esfuerzo-dolor-espasmo-adaptación, el género, disminución de los niveles plasmáticos de la serotonina y la isquemia muscular.

El esfuerzo-espasmo-dolor-adaptación se origina por actividades de la vida diaria y sobretodo en momentos de posturas estáticas o dinámicas inadecuadas. Fisiológicamente cuando hacemos algo que demanda un esfuerzo inadecuado los nociceptores de esa o esas estructuras envían señales dolorosas lo que causa un espasmo muscular adicionando retracción fascial y pasar el tiempo puede llegar a causar puntos gatillos y compensaciones posturales para adaptar la estructura a un nuevo punto al cual funcionalmente no duele pero biomecánicamente sabemos que no es correcto y que a futuro causaran lesiones articulares-óseas empeorando cada vez más el dolor y dificultando el tratamiento indicado por el médico ocasionando un largo proceso de rehabilitación física.

El género es otro factor determinante ya que según investigaciones de algometría, en las lesiones musculares hay hasta un 50% más sensibilidad al dolor en las mujeres especialmente entre los 10 a los 45 años de edad. Por ese motivo no es raro que la prevalencia de la Fibromialgia sea siete veces mayor en comparación con los hombres.

También la disminución de los niveles plasmáticos de la Serotonina causa depresión y ansiedad ya que esta molécula que se encuentra en el cerebro y se encarga primordialmente de regular los estados de ánimo, si una persona tiene déficit de serotonina indirectamente padecería de tensiones musculares recurrentes y en la mayoría de los casos el dolor crónico.

Por último un factor determinante son los niveles adecuados de ATP, si un musculo o grupo muscular presenta cierto grado de isquemia se va a alterar la función normal de la bomba sodio-potasio y debido a esto el paciente presentaría cansancio, debilidad muscular, calambres y al pasar el tiempo todo esto se combinaría en lo que venimos describiendo un Dolor Crónico.

Fuente

efisioterapia.net